Invertir en Publicidad Online vale la pena

Hoy día existen muchísimas formas de promocionar tus productos. Desde la más básica y antigua, el boca a boca o boca a oreja (como lo prefieren llamar algunos), hasta la publicidad online . Pasando por la radio, la prensa, la televisión…

Cualquiera de estas opciones son válidas y las deberías de tener en cuenta dentro de tu estrategia de ventas, pero ¿realmente las consideramos todas? La respuesta es NO. Y ojo, he dicho considerar, no utilizar. Pues esto sería viable únicamente para empresas con una capacidad de inversión muy pero que muy potente. Es inimaginable para una pequeña o mediana empresa cubrir todos estos canales de comunicación que existen.

Publicidad en Internet

Te preguntarás a que viene toda esta parafernalia. Pues viene al gran escepticismo que hemos detectado en más de una ocasión hacía la publicidad en Internet. Que si es muy cara, que si Internet no es seguro, que si nuestros consumidores no están ahí, etc, etc, etc.

¿Son ciertas estas ideas?…bueno, veamos algunos datos.

En el gráfico que vemos a continuación podemos ver la inversión en publicidad online realizada año tras año desde 2006 en el mercado europeo. La verdad es que sin duda alguna estamos ante un sector en auge.

En España la tendencia es la misma. En el primer trimestre del 2017, la publicidad online ha presentado un crecimiento del 8,29% respecto al mismo periodo del año anterior.
Tengamos estas cifras en mente para ver si invertir en publicidad online vale la pena.

¿Por dónde comenzamos? Pues claro, por lo que más nos duele, el bolsillo 😉

 

Creencia 1”: La publicidad Online es cara.

Nada de eso. Las plataformas de publicidad online, tales como Google Adwords, Facebook y Twitter Ads, te permiten invertir al día la cantidad que tu decidas. Sí, sí, como lo oyes, lo que tú quieras. Puedes invertir en publicidad online cantidades tan pequeñas como 5 € al día, cantidades que en otros tipos de publicidad, no te darían ni para empezar.

“Creencia 2”: La publicidad Online no es segura.

Es lógico que pienses esto, se han visto muchas estafas en Internet a lo largo de los años y es imposible no tener miedo. Sin embargo, las grandes empresas de publicidad online invierten cientos de miles de dólares cada año en seguridad, generando métodos de seguridad cada vez más fiables, como la doble verificación, para que tus cuentas estén protegidas y solo tú puedas acceder a ellas.

Además estas plataformas publicitarias también disponen de sistemas contra el fraude, para actuar en aquellos casos en los que se detecten comportamientos anómalos. 

No es menos seguro utilizar publicidad online que sacar dinero de un cajero automático así que, adelante, ¡sin miedo!

“Creencia 3”: Con la publicidad online no sabes a quien impactas.

Que Google tiene una cuota de mercado en España de más del 90% y que esto supone millones de búsquedas diarias, no cabe duda. De que Facebook, es la red social más visitada y en la que en promedio (casi tres horas y media al día, según el estudio anual de IAB de este año) más tiempo pasan los usuarios tampoco. 

¿Para que le sirve esto? Pues para obtener información. ¿Cómo lo hacen? Utilizan sistemas de rastreo que les permiten conocer detalles, sobre los gustos y comportamientos de sus usuarios. Llegando a saber tanto, que incluso nos podríamos sorprender. Puede que hasta sepan tu número de pie 😉 ¿Y que crees que hacen con toda esta información? Sacarle rendimiento por supuesto. Nos la “venden” en sus principales plataformas de ingresos. Sus niños bonitos: Adwords y Facebook Ads.

¿Cómo tratamos nosotros esta información? Mediante la segmentación. Que no es más que una técnica de “división” del mercado. Lo único que tienes que hacer en el momento de activar tu publicidad es, segmentar al grandísimo público del que hablábamos. Para quedarte con el que es más probable te que compre. Es decir, tu cliente ideal.

Crees que son mujeres de 30-45 años, a las que les gustan los deportes, concretamente el yoga y leer novelas románticas. ¡A por ellas! Solo tienes que localizarlas e impactarlas con tus anuncios.

Tener el control de a quien te diriges, ¡sí es posible!

“Creencia 4”: La publicidad online no es rentable

Lo bueno de la publicidad online, a diferencia de la publicidad tradicional, es que todo es medible y cuantificable. Puedes obtener reportes, de cualquier acción que lleves a cabo, siempre y cuando tengas las métricas adecuadas implementadas. Estas serán tus guías en la obtención de la rentabilidad.

Para ello, es imprescindible que sepas el coste que estás dispuesto a pagar por conseguir una conversión y  el margen de beneficio por producto.

Con todo esto fijado resulta sencillo actuar en consecuencia al resultado de tus campañas publicitarias, logrando alcanzar la tan ansiada rentabilidad.

 

Anímate a invertir en publicidad online. Si no pruebas, no ganas.

Comparte tu opinión

Sin comentarios

Deja un comentario: